in Javier Herrrera - Oscar & Friends

La Visión de un Ronero, por Javier Herrera

La crisis y la Ginebra para mal que me pese, llegaron a España para cambiar todo en el mundo de la coctelería en este país. El gin tonic y sobre todo su forma de servirlo en copa de balón, hizo que en la España machista, diese igual ver a una mujer bebiendo un gin tonic a las 4 de la tarde en un bar. En un vaso de tubo la consideraba una borracha y en una copa de balón bien puesta se veía “chic” esa misma persona que antes era denostada. Esto hizo elevar el nivel del servicio en muchos bares y restaurantes de España. Este año di por primera vez formación en cuatro escuelas para aprender y amar todo sobre el ron. Estos cursos, más otros como los de sumilleres, bartenders, etc… hacen que España, año a año empiece a estar en lo más alto. Yo viajo por muchos países y puedo asegurar que el nivel de nuestros profesionales empieza a no tener nada que envidiar a otros países como Italia o Inglaterra.

El profesional español quiere estar preparado y sabe que esto le hará subir económicamente y laboralmente, ya que las puertas de otros países se le abrirán y el nivel de nuestros bares de coctelería será reclamada por el turista y el nacional.

Ahora ¿Está preparado el empresario que gestiona los bares de copas y locales de ocio hacia una cultura de coctelería cada vez más compleja y con clientes cada vez más exigentes?

Pues según mi valoración, NO, el empresario sigue valorando el consumo presente, que fidelizar a través de una calidad de producto a medio plazo y largo plazo.

Bares de copas, todos los días en España se abren nuevos y el doble en número cierra las puertas, abuso de precios, mala gestión, servicio no profesional y mala calidad en los productos. Muchos se preguntan en que fallaron y por qué no funciona como el de al lado. En algunas ocasiones el emplazamiento hace que de igual todo lo anterior reseñado, una buena calle hace milagros y el turismo creciente en las ciudades ayuda a ello.

Montar un bar emblemático conlleva mucho trabajo y además, no pensar en el retorno inmediato, buenos bartenders que sepan de sumillería y buen trato, con inglés será lo más requerido en el futuro. Veo muchos bartenders preparándose en cursos de destilados, en los de bartenders y en sumilleres, todo eso ayuda seguro. Muchos alumnos que he tenido me cuentan anécdotas de comerciales que llegan al bar a venderles un producto e intentar convencerles de las bondades del producto. Con estos se encontraron que sabían más del producto que el propio comercial. Desgraciadamente muchos comerciales y jefes suyos, no tienen ni idea, y en algunos casos me encontré con gente que ni sabía, ni le gustaba el ron. Como vas a trasmitir algo que ni siquiera aprecias.

En la cuidad de Madrid que es donde resido, hay algún bar bueno de coctelería, pocos para una ciudad de 5 millones de habitantes, Barcelona en ese aspecto, le da mil vueltas a Madrid.

Ahora, ¿existe el local perfecto para mí en Madrid? No y en eso estoy, montar el mejor local de coctelería y ser referente en las guías de bebidas como local prestigioso. Como no puede ser de otra forma, en ese local habrá mucho ron, pero que mucho ron, llegar a la cifra de 1000 destilados y ninguno de ellos vodka, será el planteamiento y la guía que mostrará en un futuro un buen local donde tomar un buen cóctel o un gran destilado.

Conoce a Javier Herrera:

Javier HerreraDirector del Congreso Internacional de ron, miembro de la junta directiva de Asociación de sumilleres de Madrid, formador en el mundo del ron, conferenciante, juez de concurso de ron y coctelería, colaborador de revistas del sector de las bebidas.

Pero mi principal trabajo es asesorar a empresas del mundo del ron como consultor en esta labor, desde la caña de azúcar hasta el producto en la botella, su formulación y diseño de marketing internacional. Diseñando el montaje de una destilería y bodegas para la obtención del mejor ron.